Remorhaz

Remorhaz

Monstruosidad Enorme, No alineado

Un extraño y descomunal centípedo nativo de las regiones más frías del mundo, pese a que su cuerpo es un horno que desprende calor suficiente como para derretir con rapidez el hielo. Si el remorhaz logra encajar un buen mordisco a su presa, se la traga y la condena al ácido de su estómago.

Origen: Reglas básicas
Categoría: Monstruo
Clase de armadura: 17 (armadura natural)
Puntos de Golpe: 195 (17d12+85)
Valor de desafío: 11 (7.200 PX)
Velocidad: 30 pies, 20 pies excavando

Fue Des Con Int Sab Car
24 (+7) 13 (+1) 21 (+5) 4 (-3) 10 (+0) 5 (-3)

Sentidos: Visión en la oscuridad 60 pies, Sentido de la vibración 60 pies, Percepción pasiva 10
Idiomas: -
Inmunidades al daño: Frío, fuego

Rasgos

  Cuerpo caliente. Una criatura que toque al remorhaz o le impacte con un ataque cuerpo a cuerpo mientras está a 5 pies o menos de él recibe 10 (3d6) puntos de daño por fuego.

Acciones

  Mordisco. Ataque de arma cuerpo a cuerpo: +11 al ataque, alcance 10 pies, un objetivo. Impacto: 40 (6d10+7) puntos de daño perforante más 10 (3d6) puntos de daño por fuego. Si el objetivo es una criatura, esta queda agarrada (escapar DC 17). Hasta que la presa termine, el objetivo está apresado y el remorhaz no puede morder a otro objetivo.

  Tragar. El remorhaz hace un ataque de mordisco contra una criatura Mediana o más pequeña a la que le esté haciendo una presa. Si impacta, la criatura recibe el daño del mordisco, el remorhaz se lo traga y la presa termina. Mientras está tragado, el objetivo está cegado y apresado, y tiene cobertura total contra los ataques y otros efectos que haya fuera del remorhaz. Recibe 21 (6d6) puntos de daño por ácido al principio de cada uno de los turnos del remorhaz.

Si el remorhaz recibe 30 puntos de daño o más en un solo turno por parte de la criatura tragada, debe superar una tirada de salvación de Constitución CD 15 al final de ese turno para no regurgitar a la criatura, la cual cae tumbada en un espacio que se encuentre a 10 pies o menos del remorhaz. Si el remorhaz muere, la criatura tragada ya no está apresada y puede escapar del cadáver usando 15 pies de movimiento; sale tumbada.

Compartir