De buena familia

De buena familia

A lo largo de la historia, algunos linajes poderosos se han hecho con posiciones de poder. En estas familias, el poder político ha ido pasando de padres a hijos, apoyándose en un respaldo militar o económico. Por suerte, tú has nacido en una de estas familias. En algún momento tus antepasados se hicieron con tierras y lujos que se han mantenido durante generaciones.

  Competencia con habilidades. Historia y Persuasión

  Competencia con equipo del trasfondo. Kit de juegos

Crear personaje De buena familia Compartir

Por tus venas corre la sangre de una familia poderosa y eso te otorga unos privilegios de los que la plebe carece. Las clases altas te verán con buenos ojos y serás recibido en las cortes de los gobernantes. Sin embargo, tu sangre no es lo único que has heredado, y es que portas alguna reliquia de generaciones anteriores que ha tenido gran importa en la historia de la familia. Además del equipo inicial, cuentas con un escudo o un arma marcial de tu elección, elegantemente decorada o con el símbolo familiar.

Características sugeridas

Aquellos que nacen en familias ricas suelen disfrutar de toda clase de lujos y de una educación sobresaliente, por lo que son personas cultas y de modales refinados. Muchos nobles consideran que su deber es proteger a los vasallos y valoran conceptos como el honor y la gloria. Por otro lado, la vida fácil puede hacerlos impacientes y temperamentales, y no es raro ver a nobles mezquinos y dispuestos a todo por lograr más poder.
  1. No soporto que demuestren en público que estaba equivocado.
  2. Vivo acorde a mi estatus social: los banquetes y fiestas son algo común en mi día a día.
  3. Soy conocido por mi generosidad y mi ayuda a los desfavorecidos.
  4. Me canso con facilidad de vivir en un mismo sitio. Siempre que puedo me embarco en un viaje.
  5. Mi familia ha hecho grandes cosas durante generaciones y cualquier conversación es buena para recordarlas.
  6. A pesar de mi origen, he aprendido a valorar el trabajo duro y respeto a los que se esfuerzan para conseguir sus logros.
  7. Considero que siempre hay que utilizar un lenguaje correcto y educado. No permito los insultos y las blasfemias.
  8. Mi seriedad y falta de humor son mi rasgo más reconocible.
  1. Familia. Soy lo que soy gracias a mi familia. Haré todo lo posible para que estén orgullosos de mis actos (neutral).
  2. Poder. Mi destino es gobernar, es mi derecho de nacimiento y nadie puede arrebatármelo (maligno).
  3. Pueblo. Mi deber es proteger a mi pueblo (bueno).
  4. Orden. Si todo está controlado, los gobernantes pueden cuidar mejor a sus súbditos (legal).
  5. Justicia. Es mi deber emplear lo que me ha otorgado mi familia en luchar contra la injusticia y en defender a los débiles (bueno).
  6. Reputación. Lo más importante no son mis actos, sino lo que la gente crea de mí (neutral).
  1. Un miembro de mi familia está en prisión por un crimen que no ha sido demostrado.
  2. Una antigua joya de la familia ha sido robada y, sin ella, nuestro derecho dinástico puede acabar en entredicho.
  3. Me he propuesto no volver a mi hogar hasta que me consideren un heredero digno.
  4. He emprendido un viaje para encontrar un matrimonio a la altura de mi alto estatus.
  5. Debo conseguir alianzas y apoyos para mi familia para mantenernos en una situación de poder.
  6. Una familia enemiga ha insultado a la mía y debo recuperar nuestro honor.
  1. Mi familia ha llegado donde está mediante engaños y artimañas, aunque todo el mundo crea lo contrario.
  2. De joven acabé con la vida de un familiar que amenazaba mi herencia. Es un pecado que me atormenta.
  3. Mantengo una relación sentimental que avergonzaría a toda mi familia si se hiciera pública.
  4. No soporto que la gente no me trate con el respeto que merece mi posición.
  5. Mi afición por el alcohol me pone en apuros a menudo.
  6. Por mi culpa mi familia ha perdido el favor de mi señor y hemos perdido privilegios en la corte.